domingo, 23 de abril de 2017

A los Guardianes






¡Queridos Guardianes! No ha sido fácil; núnca lo es. Sin embargo, aquí estamos, de nuevo, al filo del abismo, jugándonosla, como siempre. Lo hemos dado todo; hemos puesto nuestro sudor y nuestra sangre; hemos puesto dinero, mucho, pero también lo más intimo de nuestros corazones; hemos puesto nuestros llantos, nuestra ira, nuestros gritos y nuestros abrazos. Hemos puesto nuestros sueños, nuestras esperanzas, y no hemos dudado ni un segundo, en darlo todo hasta quemar el último cartucho. Hemos peleado como jabatos, como gatos panza arriba, hemos desgastado nuestras fuerzas hasta el extremo y sin embargo, aquí estamos. Porque estamos aquí, a un par de días de un estreno que se nos antojó lejano como el horizonte. Aquí estamos, con tanto trabajo y entrega en nuestros cansados hombros, que ya, lo único que nos queda es sonreír de satisfacción. Porque estamos cansados, sí, pero esto, es sólo el principio. Ahora toca esa sensación mágica, que no está pagada (literalmente), en la que uno, o mejor dicho, cada uno, sabe que lo ha dado todo y aún es capaz de dar más. Ese transgredir los límites de lo imposible, ese romper los "no soy capaz" o "no puedo". Es el momento de recoger ese fruto que aunque no te da de comer, te recuerda por qué elegiste este infructuoso camino... Es el momento de recordar que esto es para lo que has nacido, o crecido... ¡Queridos Guardianes! No ha sido nada fácil, no, pero ahora, por fin, es nuestro momento.

Y es que no sólo hemos vencido a Desidia ficticiamente, si no que, también de una manera más terrenal. Desidia, ese mal que te dice que pares, que abandones tus sueños, que aquí no vas a vivir con esto nunca... A ese villano, le hemos dado lo suyo, aunque sabemos, que algún día volverá, pero, por ahora, la desidia ha perdido ante nuestro esfuerzo, ante nuestras voluntades, ante nuestros sueños...
Ahora os hablaré a cada uno, de manera personal, diría íntima, pero esto es una red social y eso es absurdo, además, quiero que todos los que lean esto sepan cómo de grandes y buenos sois, por si no lo sabían ya.
Mi querido Verde, camarada y hermano en decenas de batallas. Ahora tenemos otra más, una más, y siempre, una mejor. Verde, no dejes de ser un Guardián nunca, no te rindas ante Desidia nunca, luchemos juntos, esta y mil veces más, pelemos y caigamos, pelemos y caigamos de nuevo, pelemos y, juntos, algún día no caeremos. ¡Vamos Verde! Sea lo que sea lo que nos ocurra en la batalla de esta vida, que nos pille el temporal juntos, y quizá, podamos capearlo. Pues somos nakamas, y nuestro viaje por el Nuevo Mundo acaba de empezar.
Rosa,¡Mi joven Rosa! Ojalá el cruel Odio, o el terrible Guerra o el malvado Desidia nunca te venzan, no creo que puedan de todas formas. Creí que fichaba a un saiyan para el papel de Rosa, nunca pensé que al que traía era al mismísimo príncipe de esta raza guerrera. Te admiro, mi joven Rosa, estás diseñado para ser un monstruo, un GRANDE con "machúsculas", un titán sin encadenar... Ojalá la vida no evite que eso ocurra, pero mientras tanto, Rosita, dejame decirte, que es un honor, un orgullo, un placer y, a veces, un dolor de cabeza, tener en mi equipo a alguien tan bueno y tan currante como tu. Pues no sólo eres buen actor, muy bueno por cierto, sino que, además, eres incluso aún mejor persona. De verdad créeme cuando te digo, que te admiro, gracias Rosa, nos has salvado de mucho, pues tu ilusión ha sido la que ha vencido a mi Desidia, como diríamos en la obra, "Justo a tiempo..."
Y a ti, Azul, ¿Qué decirte a ti? Lo primero y principal es, sin duda, darte las gracias por muchas cosas. Gracias por aguantarme. Gracias por darlo todo. Gracias por estar en las buenas, en las malas y en las peores. Gracias por quererme. Gracias por aprender y por enseñarme. Gracias por cansarte hasta la extenuación. Gracias por ser como eres y, también, gracias por hacerme mejorar. Gracias por todo, Azul. Lo siguiente es, decirte que te quiero, y que esto implica un "gracias" más; Gracias por darme las fuerzas para no rendirme.
También, mi bonita Azul, decirte que ha sido un placer y un honor trabajar contigo. No ha sido fácil muchas veces, pero te he visto darlo todo, luchar cada frase, cada gesto, cada títere e incluso, cada hilo de cada prenda. Eres una guerrera, una todoterreno, una monstrua, una máquina. No te has rendido nunca, y nunca nos has dejado rendirnos. Tu has luchado contra Desidia con más fuerza que nadie, y por lo tanto, tu nos has salvado y en concreto me has salvado.
Por ello, y aunque vuestros super poderes de Guardianes sean otros, han sido estos poderes vuestros que os he dicho, los que han hecho posible que hoy, Los Guardianes estén a punto de nacer.
"Cuenta la leyenda que cuando la imaginación está a punto de desaparecer, cuando la esperanza está perdida, cuando Desidia tiene la partida ganada, justo en ese aciago momento, Los Guardianes surgirán, y con ellos la imaginación volverá..."
Habéis salvado el Mundo de los Cuentos y mucho más.
¡Ahora es vuestro momento! ¡Nunca dejéis de soñar!
¡Gracias Guardianes!

sábado, 15 de octubre de 2016

El vivo



El vivo



Suelo,
cada noche de cada día,
a eso de la hora menos pensada,
buscar en la red,
o donde pueda,
lo más actual para escribir sobre ello.
Y suele ser triste,
desalentador y,
doloroso.
Suele implicar muerte,
y sin duda,
desgracias.
Y pienso,
que,
aunque en el dolor de otro,
se encuentre la exaltación de la vida propia,
quizá es que sólo se habla del muerto.
Sólo,
se nombra la pena.
Pues la alegría no alegra y,
el vivo,
no sale nunca en la foto...

domingo, 11 de septiembre de 2016

Todos engañados





Todos engañados



Jóvenes duermen en cunetas
y yo,
Yo solo quiero cumplir más años.
Solo en casa,
lo que quiero ha muerto;
padres, hermanos, amigos...Ella.
Sin hijos,
solo,
viejo.
Un joven paga mi presente y espera su futuro.
y sueño con ganar el indulto con los años,
y que otro pague lo que yo ya pagué.
Más años,
más tiempo,
y al final solos.
Pirámide de mentiras que sustenta sueños falsos.
Pues nos ofrecen futuro en cadenas de presente.
Ancianos solos,
jóvenes encadenados,
y en medio,
comercio de carne.
Una lonja de ideales,
que vende sueños de futuro,
los subasta y convierte
en grilletes de presente.
Como siempre fue,
como fué en el pasado,
el viejo que quiere ser joven,
el joven que se sueña viejo,
y al final,
todos engañados.

jueves, 30 de junio de 2016

Poeta de guardia





Poeta de Guardia



Cuando crecen en mí las ganas de escribir poesía, me temo.
Temo el sabor metálico en el paladar.
Temo el vacío que acompaña a mis recuerdos.
Temo, profundamente, el silencio de mi memoria.
Y me atemoriza porque, en el dolor que me produce escribir,
en la desazón que me produce sentir lo que vierto en líneas,
en esa desesperanza de soledades y penas,
encuentro un supremo placer.
Pues, en el dolor masoquista de mi poesía se encuentran mis verdades.
Y, en cada una de esas grises verdades,
en cada uno de esos silenciosos y tristes debates, me encuentro.
Y cuando me encuentro; solo, gris, triste, destemplado y huraño...Soy.
Me añoro escribiendo a altas horas de la noche pero, cuando me encuentro así, más solo me siento, y más completo.
Soy lo que escondo entre renglones dolorosos nacidos de madrugada.
Soy lo que callo y lo que escribo,
soy lo que temo,
soy lo que no quiero ser.
Pues soy cobarde de boquilla,
y guerrero de corazón.
Valiente de día,
y poeta de noche.



lunes, 11 de abril de 2016

Valentía




Valentía



No existe mayor acto de valentía,
en este mundo cruel que,
asumir la realidad y,
saber que,
no perseguir tus sueños
es morir.



martes, 9 de febrero de 2016

Títere de boca cosida




Títere de boca cosida



Le cosieron la boca al títere,
porque no querían oír.
Le dejaron sin embargo los ojos bien abiertos...
Pudo ver así,
el indefenso personaje animado,
como encerraban a quién,
cada día,
le daba la vida.
No entendió nada,
pues a los titiriteros,
los encerraron otros manipuladores,
pero estos,
de personas.
Cómo si de un juego de muñecas rusas se tratase,
una mano atrapó a la otra,
y el pobre títere quedó suelto.
Lo cosieron la boca,
porque no querían que hablase,
y al callarlo,
y al matarlo,
le dieron vida.
Cortada la mano que lo mueve,
el títere,
en su mudo grito,
no callará...
Pues una boca,
silenciada a la fuerza,
a veces,
grita más.

miércoles, 3 de febrero de 2016

Sin saber sus nombres




Sin saber sus nombres



En su nombre,
las cosas,
encuentran su sentido.
No es mesa si no la llamamos como tal,
ni silla,
silla es.
Por eso a uno de cada mil niños muertos,
con la cara enterrada en la arena,
o en el fango de una guerra,
nos gusta ponerle nombre.
Y lo llamamos Aylan por no llamarnos miserables.
Y lo llamamos Samuel por no llamarnos monstruos,
y la llamamos Shimah para concienciarnos de que seguimos siendo humanos.
Porque tras el escudo de un nombre,
un monstruo puede ser solo un enfermo,
o unos asesinos una minoría social,
o una mayoría en el poder.
En el sentido de cada nombre,
a cada cosa,
encontramos el sosiego.
Es por ello,
sólo por ello,
por ese sosiego,
que buscamos nombrar a lo innombrable;
como decir guerra,
y no llenarnos la boca de sangre y ceniza;
como decir hambre,
y no regurgitar nuestros pulmones.
como decir muerte y llamarla Aylan.
Y en la incertidumbre de la ausencia de nombre,
nos escudamos en números.
Nos encanta llamar Samuel o Shimah al primero,
para llamar Dos al segundo.
Pues no da pena si son mil,
la pena está en que tenga nombre.
Lloramos a los que conocemos,
pero en otras playas,
en otros fangos y,
en otras guerras,
en otros mares ahogados,
mueren cientos que no lloramos.
Y se van,
para siempre,
sin que nos importe,
sin que los recordemos,
y sin ni siquiera,
saber sus nombres.

miércoles, 6 de enero de 2016

El Devorador de Sueños





El Devorador de sueños



Teme,
querido amigo,
al monstruoso Devorador de sueños.
Ataja compañero por donde no se encuentre...
Pues se esconde en la mañana
y acecha tus noches.
¡Maldita vida!
Pues la sombra del monstruo te vigila.
Guarda tus sueños en cajón seguro,
o mejor llévalos a cuestas lejos de la cartera,
pero cerca del corazón.
Esconde los sueños bien abajo,
mejor que bajo la almohada,
pues lo que la vida te roba, devorando,
son los sueños.
Y te los cambia,
tus sueños,
a modo de Ratón Pérez del infortunio,
por dinero y tiempo.
Teme,
querido amigo,
al monstruo llamado vida...
Al monstruoso Devorador de sueños pues,
mientras proteges tu cartera y tu reloj,
será tus sueños lo que se lleve.

sábado, 12 de diciembre de 2015

Corbata




Corbata



Atado un nudo en la garganta,
esa es la corbata.
El traje siempre negro.
El luto en el semblante,
pues vivir está cerca de la muerte,
y por gemelos; grilletes,
de maletín la comida,
y,
cómo carcelero,
el tiempo y el dinero.
De jefe, el mundo.
Y en casa, nadie,
nada.
Y es que el esclavo se viste igual siempre,
en la cabeza pelo,
en el pecho huesos,
de vehículo las piernas,
pies por suelas,
y el carcelero,
y su látigo.
Ahora se creen que el sombrero tapa el pelo,
que el traje oculta los huesos,
que las ruedas son piernas,
y zapatos los pies.
Pero el carcelero sigue,
y golpea con dinero.
Atado un nudo en la garganta,
a modo de corbata,
el esclavo sonríe a su jefe.

domingo, 1 de noviembre de 2015

Sangra





Sangra




Sangra la luna y dice que está viva...
Sangra y dice que muere.
Yo digo que se burla y que se esconde,
y que cuando más cuerpo tiene, 
menos sangra,
y más engaña.